El cuidado de las gallinas, conejos, perros, gatos y demás criaturas que llegan a CIASPE está en las manos de Danny. Con ella aprendemos a comunicarnos con el lenguaje de señas y a confiar más profundamente en nuestros corazones que en nuestro oído.