Lupe es una persona de pocas palabras y de manos a la obra. Cuenta con  vasta experiencia cultivando la milpa y su habilidad en el cuidado integral de la tierra es evidente en los tiempos de cosecha.

“He aprendido a cultivar la tierra en cooperación con la naturaleza. Me gustaría compartir estas prácticas con muchos campesinos y campesinas.”