Economista de formación y antropólogo de vocación. Bici-viajero, hortelano y lombricultor aficionado. Llegó a México de la Península Ibérica para sembrar y cosechar. Ha sido voluntario en varios proyectos sociales en Europa y Latinoamérica.  Su formación académica contribuye a mirar a cada familia desde múltiples enfoques y a centrar las personas como ejes rectores de su propio desarrollo.

“Amo el trabajo de campo, me fascinan los itinerarios imprevistos y las estancias prolongadas. Sólo así es posible empatizar con la problemática socio-ambiental de las comunidades con la que colaboramos.”